Desintegración familiar

Publicado en: Laura el Jueves, 4 agosto 2011 por:

En ocasiones es inevitable que una familia se desintegre, muchas veces es conveniente que se desintegre a causar mas daño a las personas que la conforman.

Si bien, no es recomendable que una familia se separe, en la actualidad es un hecho que sucede frecuentemente y con lo que vivimos día a día, pero es sin duda la mejor alternativa a causar daños a terceros sin dejar de mencionar a nuestra propia persona.

Regularmente la desintegración familiar parte de los padres de familia, cuando estos comienzan a tener riñas, problemas de comunicación, diferencias y en casos extremos se presenta la violencia, aunque también existen factores externos que obligan a las familias a desintegrarse, como la migración por parte del esposo en busca de mejores oportunidades por mencionar un ejemplo.

Sin embargo la desintegración familiar es un proceso muy fuerte, que implica a cada uno de los miembros que la componen, por lo cual tras una ruptura es importante trabajar para que no se convierta en un problema mas, si no lo contrario, que fue una alternativa para no causarlos.

Desde un punto de vista personal, la desintegración familiar debería de ser considerada como la última opción o alternativa para solucionar los problemas, así que si está dentro de nuestras manos, mantengamos una buena comunicación, evitemos conflictos pero sobre todo, valoremos a nuestra familia antes de tomar una decisión tan importante, ya que no solo trata de nosotros como adultos, si no de también de los pequeños del hogar.

Laura Barrera Fortoul
Mexicana comprometida con mi país y admiradora de su gente, en especial de un mexicano, mi padre.
Twitter: @LauraBarreraF
Facebook: http://facebook.com/LBarreraFortoul

  • Tania dice:

    Asi es la vida actual, muchas veces es mas conveniente una separacion a afectar a otras personas.

  • Yuri dice:

    Hace poco me separe de mi esposo, estamos en proceso de divorcio, pero sin duda es lo mejor a estar causando mas daño a nuestra persona, a la otra, y a nuestra pequeña hija.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *