A la silla de ruedas

Publicado en: Laura el Martes, 1 marzo 2011 por:

Las personas que usan silla de ruedas, no ven en ella un obstáculo o una limitación,  al contrario es parte de ellos, que a muchos acompaña desde el nacimiento hasta su muerte y a otros solo en la trayectoria final de sus vidas. Comparto con ustedes un poema que encontré en Internet.

A la Silla de Ruedas
Elisa Huezo Paredes

Guardiana de los libros: Ya cerrados
los fríos brazos de brillante acero
quietas las ruedas. Fijos y callados
los goznes rechinantes, mustio el cuero.

Evocadora fiel de los cuidados
últimos del vivir bajo el alero
que guarda imagen, risa y ceño amados,
postrer amor que siempre fue el primero…

Descansas hoy, el freno detenido,
más bien paralizado tu crujido
en el ir y venir de aquella mano
que dejara su huella en el gemido
del dolor y el placer de haber vivido:
espejo del final de un ser humano.

  • Maria Samano dice:

    La silla de ruedas siempre ha sido tan útil como es un par de zapatos. Te mando un saludo Laura.

  • Socorro dice:

    no podríamos vivir sin este aparato, bueno al menos no yo, y aunque a veces parece cruel el poema no dice nada que no sea verdad.
    Saludos licenciada

  • felipe prieto dice:

    no sabia q existia un poema a la silla de ruedas felicidades maestra

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *